Tratar de ahorrar lo máximo en la póliza o pago recurrente del seguro es algo que todos tratamos de hacer. Normalmente, lo conseguimos reduciendo la cobertura del seguro de automóvil, pero esta opción no siempre es lo más recomendable.

Por ejemplo, si eres un profesional, seguramente te interese tener una buena cobertura, porque tu vehículo es una importante herramienta de trabajo y parte de la imagen que das a los clientes y, sobre todo, a los futuros clientes. Dependiendo de para qué uses el vehículo los rozones o abolladuras pueden ser comunes, pero seguirán dejándote una mala imagen de dejadez a ojos de los demás. En estos casos, seguramente te interese pagar algo más por tu cobertura.

Otro ejemplo, es el caso de un coche de colección con el que suelas asistir a convenciones. Desde luego, un coche de colección no debe estar deteriorado y es importante mantenerlo en buen estado para que su valor no caiga. En definitiva, es la diferencia entre una antigüedad y una antigualla.

Si vives en una zona en la que el vandalismo ocurre un día sí y otro también, tampoco es una buena situación para tratar de ahorrar en la cobertura. Al final, el servicio del seguro es ofrecerte tranquilidad y en este tipo de vecindarios, la tranquilidad es esencial e incluso te puede evitar situaciones peligrosas en las que tengas un altercado para evitar que se dañe tu coche.

En situaciones en las que el vehículo es un elemento más de seguridad, por ejemplo, para acudir rápidamente a un doctor, si tu esposa está embarazada o si estás a cargo de una persona mayor, pagar un poco más de cobertura y asegurarte de que tu coche siempre estará en condiciones e incluso de que te prestarán otro mientras se repara el tuyo, puede ser una decisión muy inteligente.

En Great Northern Insurance Agency, podemos ayudarte a ahorrar en la cobertura del seguro de automóvil en Chicago, pero siempre gracias a la comparación de los precios de muchas empresas aseguradoras y teniendo en cuenta tus necesidades personales.